Feeds:
Entradas
Comentarios

Haciendo mi camino

Como a mucha gente, me rondaba por la cabeza, que hacer el Camino de Santiago podía ser una experiencia bonita . Este invierno, tuve al suerte de sacar la conversación delante de mi hermano y medio en broma medio en serio, el 31 de julio partimos para Tui para echarnos encima los 120 km de Camino que nos habíamos propuesto hasta la mágica Ciudad de Santiago.

Tras estos intensos y preciosos seis días, la primera conclusión que tengo es que el Camino no se puede contar, solo se puede vivir. Este post solo lo escribo como recuerdo personal, porque el tiempo aplana las sensaciones vividas y me encantaría que cada vez que lo lea, mi piel reaccione como reacciona ahora con cada recuerdo.

camino

Siempre te cuentan que la preparación es importante y yo, que practico deporte a diario, pero que no camino nada, pasé de las recomendaciones; PRIMERA LECCIÓN, cuando crees que sabes lo que puedes hacer , ahí está el Camino, para darte una gran lección de humildad. Los dolores de pies, las heridas y el cansancio, han sido tan grandes que no puedo explicar con palabras el sufrimiento que he sentido, sencillamente era mi sufrimiento, de nadie más y sin embargo, me levanté cada día sin dudarlo, a seguir…

Me fui con mi querido hermano Julio, con el que tengo una afinidad maravillosa y ahí vino, SEGUNDA LECCIÓN, en momentos en el que uno está fuera de su estado de confort, la armonía cambia, ni mejora ni empeora, cambia y como nos encontrábamos en momentos diferentes, se generaba una tensión desconocida e incómoda entre nosotros, que gracias al talento de él, evolucionó día a día a mejor y el Camino una vez más, me fue mostrando la gran suerte que tengo de tener este pedazo de hermano.

Al haber tenido un año bastante de encuentro conmigo misma, de trabajo en  la meditación y de sentirme tan cómoda en mis Silencios, pensé que el Camino tendría un recuerdo de soledad buscada, de consciencia en mi misma y de retiro, TERCERA LECCIÓN, lo más grande que me ha traído este viaje, han sido las personas que he conocido, mi búsqueda de silencio y soledad, se fue esfumando conforme fui avanzando y cada día, llegaban a nosotros, personas más bonitas, más valiosas, más parte de mi Camino….  No quiero olvidarles nunca, cada uno aportó momentos y vivencias, consciencia de lo maravilloso que puede ser el ser humano, de lo maravilloso que es la amistad, la familia y el amor.

Gracias Paco, por tu calma, tu dedicación al grupo para que conociéramos tu querida Galicia, ya mi querida Galicia, por tu sonrisa y por esa bondad que emanas, eres muy especial .  Gracias Kevin, por tu juventud, por tu voz tranquila, por tu inocencia y por tu cariño, siempre serás mi niño del Camino y eso que me has cuidado tu más a mi que yo a ti. Gracias Patricia, mi amiga para siempre, has compartido tanto conmigo, que no hay sensación o recuerdo de estos días sin ti; desde ahora, siempre que note el viento, te recordaré.  Gracias Jose y Noelia , os pongo juntos porque con vosotros he disfrutado del concepto de amor en una pareja como hacía mucho que no sentía, sois absolutamente un ejemplo de respeto, alegría y unión con los pies en la tierra, de forma separada Jose, gracias por tu fortaleza y tus canciones, como me ayudaron esos últimos Km. Noelia, gracias por tu tenacidad, mi dolor de pies dejaba de existir por momentos con tu lucha por superar el tuyo, eres enorme. Nany y Virginia, aunque os he disfrutado menos, no quiero dejar de nombraros, los raticos que nos distéis, estuvieron llenos de armonía, hermanas y unidas, de gran familia y con gran corazón, transmitís una energía preciosa, no la perdáis nunca.

Otras personas pasaron, algo más rápido pero todas dejaron algo, Xavi, Verena, Manolo (Gabi), Alfonso, Pilar, Juan, gracias por haber sido mi camino, mi aprendizaje, mis guías y mi inspiración.

Por supuesto, gracias a ti mi querido Antonio, por estar siempre, por ser y por existir.

El bosque, la tierra, las piedras y hasta las cuestas, todo forma parte de un millón de vivencias. El pulpo, las zamburriñas y el Albariño forman parte de muchos buenos ratos y risas, no quiero olvidarme de nada.

A día de hoy, las curas en mis pies y las fotos de mi móvil,  son lo que más me retiene en mis recuerdos sobre esta maravillosa experiencia, pero los pies curarán y las fotos, bajarán de lugar en mi galería. Este post, hará que nunca os pierda, que los recuerdos me emocionen como hoy, porque la vida es lo que vivimos y aunque me gusta vivir el presente, estos recuerdos forman parte de La Gracia de la Vida. 

Anuncios

Pertenezco a una generación de las últimas, en las que el amor de la familia no estaba tan expuesto como ahora, los padres no nos decían que nos querían, los niños vivíamos mucho más en la calle, los hijos nunca decíamos a nuestros padres que los queríamos y si tu comportamiento no era el esperado, el diálogo del respeto se resumía en “una torta a tiempo”…

La sociedad ha evolucionado hacia un camino en lo que a educación se refiere, donde el amor hacia los hijos, se hace palpable, se dice , se demuestra y se expone a corazón abierto. Nos preocupamos mucho en hablar con nuestros hijos, en procurar que confíen en nosotros, en cederles todos nuestro tiempo libre para vivir momentos de calidad juntos . Ahora, los niños nos abrazan, nos dicen que nos quieren y ese pudor que existía en nuestra niñez, ha desaparecido por completo.

Lucía, mi hija mayor, me propuso ver con ella, una serie de moda que trata de adolescentes, de bullying, de abusos y de suicidios. En principio , me asustaba un poco pero al final, decidí verla a modo de control parental y no por interés personal. Lo que parecía una temática interesante para una niña por sentirse identificada, ha sido toda una revelación para una madre que pensaba que teniendo una casa llena de estabilidad emocional, económica y sobre todo , llena de amor, estaba todo controlado.

Lo que me ha revelado esa serie a modo de jarro de agua fría, es que los niños, esos niños que hemos sobreprotegido, a los que les hemos dado tiempo, atenciones, amor a chorros y que de pequeñitos, dibujaban una sonrisa radiante que nos hacía pensar que lo estamos haciendo todo bien, esos niños crecen. Por alguna extraña razón, cuando maduramos, tendemos a olvidar los tiempos pasados, pero viendo esos capítulos, he recordado mi adolescencia y he visto, que a pesar de lo diferentes que han sido la vida de mis hijos y la mía, la adolescencia es una fase en la que los chavales están solos, solos ante el peligro externo y que se escapa del todo a nuestro control.

Se han formado como personitas, a nuestro lado, en los años en los que les hemos ayudado a construir sus cimientos emocionales y espero , que esos cimientos les sirvan en un futuro, pero es una realidad que en la adolescencia, tienen que formar su personalidad en el exterior, tienen que hacerse las personas que partirán del nido algún día y puedan vivir su vida de forma independiente. En este momento, esa formación está en gran medida en el exterior, y por desgracia, el peso específico de todo ese amor que les damos, es muy bajo en esta época de sus vidas.

Resultado de imagen de adolescencia

En esa serie que veíamos, una niña adolescente, de una familia aparentemente buena, con estabilidad, con amor y sin carencias de nada, empieza a tener pequeños problemas de adolescente y poco a  poco, sus problemas la van hundiendo en un pozo que provoca que cada vez, sus problemas de adolescente sean mayores y por desgracia, todo desencadena en un final horrible, el peor, el que la lleva a quitarse la vida, sin que sus padres puedan hacer nada para evitarlo.

El trabajo más difícil, está en esta época para nosotros, y no porque los chavales se vuelvan algo rebeldes y contestones, es porque es el momento de formarlos en autoestima, en inteligencia emocional, es el momento de inculcarles capacidades para afrontar la vida, como venga, porque vendrá una veces chula y otras veces fea y por desgracia, no podremos evitarlo, ni con todo el amor del mundo. Es el momento de sacar humildad, de compartir nuestras debilidades con ellos para que vean que aún no siendo los superpadres que se creían que éramos, salimos adelante y buscamos nuestros momentos para ser felices, es el momento de enseñarles a valorar las pequeñas cosas y no ponernos sueños imposibles, es el momento de que aprendan a saborear la vida, porque solo tenemos una y nuestro tiempo juntos, cada día es un día menos.

Esto no es dramatizar, esto no es exagerar, esto solo es una reflexión de alguien a quien le gusta observar y le gusta aprender, a quien le asusta perder el control pero que sabe que no todo lo puede controlar, a quien la vida le ha dado la suerte de tener hijos pero también lleva acompañada la consiguiente preocupación, esto solo es parte de La Gracia de la Vida.

 

Si señor, y un monstruo vino a verle, ya lo creo que si…

Ayer fui al cine a ver el último producto de Marketing de Bayona, o así lo creía yo. Mucha buena crítica y mucha decepción percibida por parte de la gente que me gusta escuchar hablar de cine. Intuía que algo no me cuadraba, había un doble mensaje que no entendía y no tenía mas remedio que descubrirlo. Este director hace que se me muevan cosas, que pierda el pudor a tener miedo, a llorar y a sentir y en esta ocasión, una vez más, despierta dos críticas extremas en sus espectadores.

un_monstruo_viene_a_verme_j_a_bayona

La historia es un drama absoluto y cruel, sin embargo, el desarrollo de la misma, hace que te alejes del drama en sí y te centres en el lado oscuro que todos tenemos, desde la más pura inocencia de un niño, lado oscuro porque las creencias que se nos han inculcado hace que sea oscuro, pero que tan solo son emociones humanas, comprensibles, vulnerables y reales, sobre todo reales.

El esconder esas emociones, que la sociedad enferma a la que pertenecemos no nos permite tener, hace que nos hagamos destructivos con nosotros mismos y en este niño pequeño se traduzcan en sentimientos de abandono, de maltrato, de aislamiento, de soledad, mucha soledad. Sin embargo, la preciosidad de esta historia se basa en cómo la imaginación de ese niño, aparece en su estado más inmenso y hace un trabajo precioso de reconocimiento, ascensión a la superficie y aceptación de esas emociones escondidas.

Los niños tienen esta herramienta tan magnífica para trabajar y naturalizar las cosas que necesitan, pero los adultos, llevamos demasiados años de enfermedad adquirida y esos métodos ya no existen en nosotros. Pero hay otros, accesibles e igual de sanadores y las personas que se ponen en el camino de desconectarse de la vida aprendida y arrancan a descubrir su persona y la vida real, encuentran formas maravillosas para sacar adelante la obra de arte que llevan dentro, disfrazada de creencias adquiridas y que solo le producen una vida triste y programada.

Gracias Bayona, para mi, es una auténtica obra maestra.

 

​A ellas, a las verdaderas heroínas del día de ayer, a las valientes mujeres que se echan a la espalda la palabra Cáncer como si de un reto más se tratara y nos muestran al mundo lo que es tener un par…

Ayer fue el Día Internacional de Cáncer de mama. Todos nos pasamos el día viendo los actos que se organizaron para conmemorar este día, pero me quedo estupefacta ante la realidad de los mismos. Resulta que son ellas, las enfermas de cáncer las organizadoras, las gestoras y las voluntarias que ayer organizaron cientos de actos para concienciar a la sociedad de que esta enfermedad está en el buen camino para ser vencida; de que con recursos se investiga y se avanza a pasos de gigante, de que la prevención es la mejor arma para ganarle la batalla y un montón de mensajes más, que nos llenan de esperanza. 

Todo esto a priori me parece maravilloso, pero en su trasfondo, me genera una gran tristeza que tengan que ser ellas, las que tengan que trabajar duramente para que este día tenga sus frutos. 

Estas mujeres están enfermas, o lo han estado. Físicamente están cansadas, doloridas y machacadas por todos los tratamientos invasivos a los que han sido sometidas. ¿No debería ser al contrario? ¿No sería lógico que este día sirviera para conmemorar su valentía, consolarlas en su dolor, mimarlas en su sufrimiento, premiarlas por su lucha?  Pues no, no solo no hacemos nada de eso sino que todo esto se organiza para que todas ellas, se movilicen y hagan un gran esfuerzo para concienciar y darnos esperanza al resto, a los que no sufrimos dolor, a los que no nos sentimos agotados, a los que nos creemos que la muerte es algo que no va con nosotros. 

Quizás esté equivocada, no lo sé pero siento que así no celebro como debo el día de ayer. Desde aquí quiero hacerlo a mi manera, quiero dar las gracias a todas las personas que en mi entorno padecen esta enfermedad, por luchar, por creer en la vida y por llenar al resto de nosotros de esperanza desde el plano en el que vivís, que está a años luz del nuestro. Sois conscientes del valor de la vida y un ejemplo inmenso de inspiración para vivir, al menos para mi. 

Quiero mandaros toda mi energía en forma de amor y ojalá algún día, el mundo esté lo suficientemente concienciado y este día solo sea para haceros el homenaje que merecéis y mostraros algo de La Gracia de la Vida.

Estimado Sr
Por la presente le comunicamos que ha sido despedido por falta de productividad….

Así es la carta que todos los miembros del Congreso de los Diputados deberían haber recibido esta semana.
Se supone que las personas que Gobiernan este país, representan porque así lo hemos votado , al conjunto de la Sociedad. Desde Diciembre nuestros diputados han estado haciendo una labor absolutamente inútil, vacía de contenido y sobre todo sin ningún objetivo tangible. Una legislatura de 6 meses, nada más y nada menos que 6 meses, donde se han dedicado a realizar reuniones fracasadas desde su planteamiento, declaraciones patéticas demostrando que todos son de la misma calaña y que aquí, nada ha cambiado, pactos inútiles en los que se han malgastado cientos de horas, de comunicados, de declaraciones y de postureo, mucho postureo. Un Gobierno en funciones sentado bajo de las faldas de la mesa camilla esperando a que el mundo se arregle mientras no se hace nada y una sociedad, cada vez más asqueada de la Clase Política, mas desilusionada y lo más preocupante, mas pasiva por una incredulidad en el sistema.
Inútiles, Ineptos, Incapaces, Ineficaces, escojan el adjetivo que prefieran señores políticos, pero si tienen algo de vergüenza, cojan sus cosas y salgan de sus partidos y que otras personas con intenciones de hacer algo más que insultar, destruir y dañar nuestro sistema, cojan los mandos de este país y empiecen de una maldita vez a trabajar. Si tienen algo de vergüenza, devuelvan sus sueldos como diputados ya que no han hecho absolutamente nada y si quieren recuperar su dignidad, vayan al lado de alguien que esté en paro, que no reciba ningún tipo de ingreso, que tenga que comer de la caridad de su familia y amigos, y valoren lo largos que son 6 meses, seguro que aprenden mucho más que en estos últimos, donde tenían la misión seguramente más importante de su vida y han obtenido un rotundo fracaso.
En un país donde se trabaja duramente , donde los sueldos son muy limitados, donde la conciliación familiar no existe, donde los trabajadores por cuenta propia no solo no son apoyados por el sistema, sino que el sistema los ahoga, donde la precariedad laboral es más que palpable, no se puede permitir que los Gobernantes sean improductivos, inútiles o incapaces. Andamos peligrosamente hacia atrás y están acabando con las pocas ilusiones que nos quedaban para cambiar algo en este país de Gobiernos corruptos que destacan por su falta de profesionalidad. Adiós Sres diputados, sus servicios han terminado.
Que pena, todos vuelven a las listas para unas nuevas elecciones….

Ocho años, más de ocho años sin verte amigo. Hoy nos hemos reunido todos para celebrar la comunión de Laura, esa niña preciosa a la que la vida no te dejó conocer, aunque si pudiste sentirla y amarla en el vientre de Carolina. Esa niña se ha transformado en una princesa , con una mirada idéntica a la tuya, una sonrisa con tus hoyuelos y una dulzura que me recuerda que de alguna forma sigues aquí…

Un día lleno de emociones, abrazos, besos y rencuentro con toda tu familia , con Carol y con las niñas. Un día lleno de ganas de llorar por no tenerte alli, de patalear por lo injusto de esta vida y un día lleno de contención, de tolerancia y sobre todo, de mucho, mucho amor….

Que orgulloso te debes sentir César, tus padres como dos jabatos, amables , cariñosos y tan guapos y elegantes como siempre, han pasado el día transmitiendo cariño para todos y orgullosos de sus dos preciosas nietas, como dos fantásticos abuelos que son. Tus hermanos, además de guapísimos, siguen igual de unidos; es genial ver cómo se han convertido en tres hombres, aunque muy diferentes, les veo ese fondo tan especial que veía en ti… espero que allá dónde estés, puedas disfrutar de ellos de alguna forma.  Tus tías, tan graciosas y cariñosas, risas canallas, recuerdos, y mas recuerdos… y qué decirte de Carolina y las niñas César, ella hace un trabajo fantástico y tus pequeñas son maravillosas, educadas, dulces y con una mirada inocente llena de ti…

No estás, soy consciente de ello, sin embargo sigues muy presente. Los ojos de tu padre, esos hoyuelos que me hacen llorar de tu madre, la cara de Bernardo, la voz de Gonzalo, el gesto de Alvaro y las miradas de Adriana y Laura, te veo por todas partes César. La vida me ha arrebatado tu compañía, pero no me puede arrebatar a tu familia, no me puede arrebatar los trocitos de ti que todos ellos tienen y que forman parte de mi.

Hasta otro rato amigo mío…

 

Nacemos completa y absolutamente solos, nadie nos acompaña, nadie nos explica ni nos prepara y sin embargo, lo hacemos. Morimos completa y absolutamente solos, en el último instante, al final de todo, nadie nos ayuda, es nuestro último paso definitivo que hemos de dar. 

Desde el instante en que nacemos, alguien nos toma en brazos, nos arropa y desde ese momento, empezamos a percibir la necesidad de que nos cuiden, de que nos abracen, de que nos protejan, de que nos acompañen, de que nos entiendan…

Sin embargo, y a pesar de que durante casi toda nuestra existencia nos sentiremos acompañados, hay momentos, situaciones en la vida, en que ese sentimiento de soledad volverà a inundar nuestro ser. Suelen ser momentos importantes, dramàticos, duros, o sencillamente difíciles, momentos donde tenemos que sacar lo mejor de nosotros mismos y echarle todo el coraje de que seamos capaces para superarlos. Aunque como a cualquier persona normal, esas situaciones me asusten de sobremanera, suelen ser situaciones de rencuentro con mi misma, con la parte más profunda de mi persona, esa que lucha con una fuerza que no reconozco, esa con un talento que no aprovecho en el día a día, esa que razona y soluciona de forma inteligente, esa que SOBREVIVE.

Al contrario de lo que se podría pensar, los momentos donde la soledad te invade por completo, por ser situaciones donde solo tu tienes la obligación de actuar, donde sólo tu puedes solucionar, donde solo tu debes asumir, son momentos para crecer, para darte cuenta de quien eres realmente.

No nos confundamos, sea como sea la persona, fuertes, débiles, optimistas, pesimistas, luchadores, derrotistas, etc siempre salimos adelante y no morimos por el camino. Por desgracia, pasados esos momentos, llamémoslos críticos, tendemos a olvidarlos rápidamente y volvemos a ser las personas dependientes del entorno que nos rodea, sin que la fuerte experiencia pasada, parezca afectarnos en el resto de nuestra vida. 

Existen multitud de técnicas , terapias y cursos relacionados con la programación neurolingüística, que buscan revivir esos momentos, para asumirlos, grabarlos y crecer con ellos. Todo ayuda, pero si no nos diera tanto miedo la Soledad que experimentamos en esos instantes, nada de esto sería necesario, porque no olvidaríamos, no esconderíamos los capítulos más valientes de nuestra vida en un baúl de recuerdos olvidados.

Tenemos que quitarnos de la cabeza el pánico a la sensación de Soledad, porque no es tan mala, no es definitiva, solo es temporal, y tan enriquecedora con nuestro propio ser, que deberíamos, no solo grabarlos en nuestra mente para siempre, también en nuestro fondo, para desarrollarnos de forma ascendente siempre. 

Alguien me dijo una vez que “La Soledad es preciosa, siempre que tengas a quien contársela”. No temas, deja que tu capacidad aflore con naturalidad y te salve en los momentos en que creas que no hay salida.  Tras esos instantes, volverás a tu entorno, volverás a necesitar a todos los que siempre has necesitado, pero no escondas lo vivido, no olvides lo aprendido y sigue disfrutando de La Gracia de la Vida….